Prensa: Pedro Palacios

Foto: WBSC

 

La selección cubana de béisbol U12 derrotó a Corea con pizarra de dos carreras por una, en el juego por el tercer lugar del Mundial de la categoría celebrado en Taiwán.

Los antillanos demostraron un gran potencial durante toda la cita, dejando claro el desarrollo de la pelota de menores edades en la isla.

Entre los más destacados por lo cubanos resalta el nombre del lanzador Alejandro Prieto, quien se robó el show con sus veloces envíos, que no pudieron ser descifrados por la toletería asiática.

Prieto trabajó espacio de 5.1 innings en los que solo permitió cuatro hits, ponchó a tres rivales y no le fabricaron anotaciones.

Alejandro, además de lucir como uno de los mejores pitcher del torneo, también realizó el lanzamiento más rápido de la justa marcando 123 km/h (aproximadamente 76.4 mph), y hay que tener en cuenta que apenas tiene 12 años de edad.

Para Cuba fue suficiente el jonrón de su primer base Christian Sáez, quien con uno compañero a bordo dio un batazo dantesco que salió rápido del parque y colocó el encuentro 2×0 en el mismo primer inning. Esta ventaja tempranera le bastó al pitcheo cubano para asegurar la presea bronceada.

El béisbol de nuestro continente dejó grata impresión en el certamen mundial, ubicándose entre los mejores siete del mundo. Países como Cuba (tercero), México (quinto), Venezuela (sexto) y Estados Unidos (séptimo), son la máxima representación del talento emergente de la pelota en América.