Prensa: Pedro Palacios (Béisbol América)

Foto: Cortesía

 

Cada año se celebra la Copa 23 de febrero entre las selecciones juveniles de Cuba y Canadá, teniendo como escenario el Estadio Latinoamericano en La Habana.

Esta edición finalizó el pasado domingo con el mejor balance para las antillanas, quienes enfrentaron a una selección canadiense que se dividió en dos equipos (Canadá Rojo y Canadá Negro).

Después de que cada conjunto realizara seis juegos, las novenas tenia récord de tres victorias y la misma cantidad de derrotas, significando que en la jornada dominical se iba a decidir cuál equipo saldría con la mejor parte.

Para el día sábado el Canadá Negro venció 7×5 al equipo cubano a primera hora. Luego las cubanas se desquitaron con triunfo de 13×1 ante el Canadá Rojo.

Todo estaba listo para definir las ganadoras en el encuentro dominical. Las anfitrionas respetaron su condición de local para anotarse el triunfo con cerrada pizarra de 9-6.

La Habana se armó con tres jugadoras pinareñas y cinco de la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI), obteniendo así un balance de cinco triunfos y cuatro reveses.

El certamen que se efectúa anualmente es una oportunidad de fogueo para las futuras jugadores de esta selección. La idea es que se preparen para representar a Cuba en eventos internacionales. Dicha torneo , se jugó en homenaje a los 58 Aniversario del Inder, al 500 de la villa de San Cristóbal de La Habana, así como al X Congreso de la Federación de Mujeres Cubanas.