Si hablamos de balance y profundidad sin duda alguna la selección mexicana está presente en este grupo élite en el béisbol latinoamericano.

La selección azteca ha logrado confeccionar un conjunto muy bien balanceado en cada uno de los aspectos del juego en los últimos torneos internacional y este grupo presente en Sao Paulo no es la excepción.

El mánager Enrique Reyes, quien tiene más de 20 años dirigiendo esta novena tiene como objetivo mantener el buen ritmo del equipo en las últimas competencias y se enfocará en el manejo del pitcheo, un aspecto clave en las series cortas.

Cuando hablamos de los serpentineros mexicanos, resalta el nombre de Estaban Haro, quien cuenta con experiencia en el béisbol organizado y Ligas del Caribe (México y Venezuela), además es uno de los puntales del bullpen para aguantar la ofensiva oponente, cumpliendo el rol de preparador o setup (lanzador del 8vo inning), un trabajo que no es extraño para él, ya que su carrera se ha caracterizado por ser un pitcher muy útil en distintas situaciones del juego.

 

RODRÍGUEZ SINÓNIMO DE VERSATILIDAD.

Dicen Versatilidad y sale a relucir el nombre de Ricky Rodríguez, él es uno de los peloteros con más experiencia en la selección azteca, su capacidad de conocer distintas posiciones dentro del diamante lo colocan en un sitio privilegiado a la hora de contar con sus servicios.

Esa característica de su juego se suma a su ofensiva productiva, y además agregar conocimiento en la Liga Mexicana (verano e invierno).

Rodríguez también ha participado en Liga del Caribe, siendo Venezuela (LVBP) una de sus mejores referencias, a pesar de jugar un solo año en territorio venezolano con los Navegantes del Magallanes.

Su liderazgo en el grupo es un punto resaltante, generando buena impresión para los técnicos y colabora en guiar las nuevas generaciones que se pondrán el nombre de México en su pecho.

 

Prensa: Pedro Palacios (Béisbol América).

Fotografía: Robert Vidas (Béisbol América).